Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Revista > Meditación diaria
Share |

 

Meditación diaria

Plenamente vivo en Cristo

Leer | 1 Corintios 15.22

1 de agosto de 2014

Puesto que el apóstol Pablo reconocía las limitaciones del entendimiento humano, utilizaba metáforas para explicar conceptos espirituales. En varias de sus epístolas escribió acerca de estar “vivos en Cristo”. Señalaba que antes de que el Señor nos salvara estábamos muertos espiritualmente. Pero una vez que recibimos a Jesús como nuestro Salvador, pasamos a estar vivos en Él (Ro 6.11).

Pablo quería que entendiéramos que tenemos una nueva libertad, una nueva naturaleza y un nuevo patrón de conducta. Para ejemplificarlo, escogió las imágenes de la circuncisión y el bautismo (Col 2.9-17), los cuales proporcionan un punto de partida para que comprendamos la verdad fundamental de la gloria de estar vivos en el Señor.

Si utilizamos el razonamiento humano para comprender una verdad espiritual como ésta, seremos confundidos. Solo por medio de la enseñanza del Espíritu Santo podemos comenzar a comprender todo su significado. Además, la Palabra de Dios viva debe ser experimentada. Podemos conocer el hecho de que Jesús nos ha dado una nueva naturaleza, pero solo cuando experimentemos esta nueva naturaleza y la libertad que ella da, descubrimos realmente el significado bíblico de haber sido “vivificados”.

Piense en el bautismo y la circuncisión. Haga a un lado la lógica humana y confíe en el Espíritu Santo para entenderlo. Acepte que usted es una nueva creación —que la vieja naturaleza ha desaparecido y ha sido sustituida por la nueva (2 Co 5.17). El gozo espiritual llenará su ser cuando experimente la verdad de estar plenamente vivo en Cristo.