Subscribase Hoy

¡Subscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Revista > contenido
Share |

En paz conmigo


En vez de compararnos con otros, ¿por qué no convertirnos en las personas que Dios tuvo en mente desde el comienzo?

por John Ortberg

 

Cada mes de enero, la afiliación a los gimnasios alcanza su cupo máximo del año. La razón por la que todos deseamos cambiar es porque Dios nos creó para que fuéramos perfectos, y lamentablemente, lo echamos a perder por causa del pecado. Dios no le creó para que fuera una perfección abstracta, teórica, sin espíritu, emociones y sentimientos. “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano” (Ef 2.10). Dios le creó, podría decirse, para que fuera usted mismo.

Cuando su vida haya terminado, Dios no le preguntará por qué usted no fue Moisés, o David, o Ester. Si no procura tener esa vida para la cual Dios le creó, Él le preguntará por qué no lo hizo. Dios nos creó para que nos deleitemos en la vida que Él nos ha dado. Cuando me encuentro creciendo hasta el “yo” que se supone que debo ser, estoy siendo liberado del “yo” que finjo ser. Significa que ya no trato de convencer a la gente de que soy alguien diferente.

Conocernos a nosotros mismos

Fingir ser alguien que no somos es un trabajo agotador; es por eso que nos sentimos cansados después de una primera cita, de una entrevista de trabajo, o de pasar tiempo en lugares donde sentimos que tenemos que proyectar una buena imagen. Por eso es que nos atrae la transparencia, y la razón por la que anhelamos ir a donde podemos simplemente “ser nosotros mismos”.

Es un alivio no tener que fingir que oramos más de lo que realmente oramos, ni fingir que sabemos más acerca de la Biblia de lo que en realidad sabemos, ni fingir que somos más humildes de lo que en verdad somos. Con Dios nunca tenemos que aparentar ser alguien que no somos, pues el quebrantamiento genuino le agrada a Él más que la supuesta espiritualidad. Para llegar a ser la persona que estoy llamado a ser, tengo que comenzar siendo sincero en cuanto a la persona que soy realmente.

A veces, trato de cambiar porque me estoy comparando con otros. Pero la comparación mata el crecimiento espiritual. Una madre con tres niños en edad preescolar escucha a su pastor hablar de amar a Dios con tal intensidad, que termina decidiendo levantarse muy temprano cada mañana para pasar una hora en oración y lectura de su Palabra. A ella le encantaría tener una hora de quietud con el Señor a cualquier hora del día, pero las responsabilidades con sus hijos simplemente se lo impiden. Lo que ella saca como conclusión, es que debería estar haciendo lo mismo en cualquier momento, por lo que hace una “comparación de espiritualidad” y termina viviendo bajo una nube de culpabilidad. No se da cuenta de que el amor que expresa a sus hijos puede “contar” como una actividad espiritual, o que quizás esté sirviendo a Dios más fielmente que el pastor que puede estar descuidando a su familia para poder tener una hora de tranquilidad.

Morir a uno mismo

Cada uno de nosotros tiene un “yo” que pensamos que debemos ser, el cual contradice al yo para el cual Dios nos creó. A veces, dejar ir a ese “yo” es un alivio. Otras veces, se sentirá como la muerte.

Yo crecí con la necesidad de ser un líder —fuerte, popular y seguro de sí mismo. Presentaba mi candidatura para presidente de mi clase, tenía buenas consignas y hacía campañas intensas, pero perdía siempre. La verdad es que yo era más introvertido y menos popular de lo que quería que pensaran los demás.

A medida que crecía, mi necesidad de convertirme en líder me mantenía tratando de ser alguien que no era. Eso me hizo estar más a la defensiva, a estar bajo presión, a sentirme infeliz y a no ser auténtico, de maneras que no me daba cuenta. Para empeorar las cosas, la mujer con quien me casé es una de las que se candidateaba para cargos en la escuela —y siempre ganaba.

Finalmente, cuando tenía aproximadamente cuarenta años de edad, sufrí durante seis meses de un profundo vacío interno y de una depresión como ninguna otra que hubiera experimentado. Sentía como si la trayectoria de mi vida y mi trabajo estaban destinados a mantenerme doblegado. Esto me llevó a un momento que nunca olvidaré. Me senté en el sótano de mi casa, y le dije a Dios: “Renuncio a mi necesidad de ser un líder”. De mí surgió un volcán de emoción. Sentí que todos mis sueños habían muerto. Lo único que sabía era que aferrarme a mi necesidad de ser un líder estaba arruinando mi vida. Entonces oré, diciendo: “Si esa es tu voluntad, ya no lo intentaré más. Si no puedo convertirme en la clase de líder que pensaba que debía ser, no sé qué más hacer. Pero haré todo lo posible por  dejar mi sueño atrás”. A lo que estaba muriendo, en realidad, era a un falso yo, a la ilusión de un orgullo, de un ego y de una necesidad que estaban fuera de lugar —muriendo al yo que pensaba que debía ser.

Al otro lado de la muerte está la libertad, y nadie es más libre que una persona que ha muerto y ahora está en el cielo por la eternidad. El Señor Jesús tenía mucho que decir en cuanto a morir a uno mismo, y en lo que es necesario que hagamos para convertirnos en la persona que Él quiere que seamos, lo que implica, inclusive, la muerte. Pero esa clase de muerte es siempre la muerte al yo interior, al falso yo, para que un yo mejor y más noble pueda despertar a la vida.

Adentro y afuera

Hay un “yo externo” —su cuerpo— que se transforma continuamente por la manera como come, bebe, duerme, se ejercita y vive. Usted puede hacer esto bien o mal, de manera intencional o no, pero sucederá. Luego está su “yo interno” —sus pensamientos, deseos, voluntad y carácter. Éste está siendo formado de manera continua por lo que ve, lee, escucha, piensa y hace. Podemos llamar a este “ yo interno” su espíritu.

Ser formado espiritualmente por Dios es el proceso mediante el cual su yo y su carácter internos se forman. Esta es la manera como ocurre un cambio duradero. No es un proceso accionado por la voluntad humana. Es una actividad divina a la que nosotros podemos unirnos. Igualmente, podemos orar y organizar nuestras vidas con sabiduría en torno a los dones que Dios nos da para recibir así poder del Padre celestial y tener una vida saturada del Espíritu Santo. Florecemos cuando nuestro espíritu está enraizado en el Espíritu de Dios y formado por Él —y el Señor quiere hacerlo de un modo que se ajuste de manera particular a cada uno de sus hijos.

Los psicólogos han comenzado a hablar de lo que tal vez sea el problema de salud mental más grande en la actualidad. No se trata de la depresión ni de la ansiedad, al menos no a niveles clínicos. Es la languidez (o falta de espíritu, valor o energía) —la incapacidad de avanzar. La languidez es la condición de alguien que es capaz de funcionar, pero que ha perdido el sentir de esperanza y de significado de la vida. No es la presencia de una enfermedad mental, sino más bien la ausencia de vitalidad emocional y mental. En la antigua lista de pecados letales era llamada acedia, “fatiga del alma e incapacidad para regocijarse con la vida”. Hablamos de matrimonios muertos y de trabajos sin porvenir, y languidecer es sentir una falta de vida interior. Languidecer es lo opuesto a florecer, y ese era el temor del autor Henry David Thoreau, quien dijo: “Cuando me llegó el momento de la muerte, habría de descubrir que no había vivido”.

La gente tiene, a menudo, sueños para sus vidas cuando son jóvenes, pero con el tiempo simplemente se dan por vencidos. El escritor y pintor Gordon McKenzie habla de una visita a un preescolar, en el que preguntó a los niños: “¿Quién es un pintor entre ustedes?” Todas las manos se levantaron. Esto se reduce a la mitad de la clase cuando llegan al tercer grado, y casi no existe en el momento que esos mismos niños llegan a los doce años. Cuando abandonamos nuestro crecimiento y nuestro propósito en la vida, languidecemos.

Redescubrir la buena vida

Una manera excelente de comenzar el año nuevo es con la siguiente promesa del Señor: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Jn 7.37, 38). Es decir, el Espíritu Santo que recibimos. Este año, usted puede desechar el “yo” superficial o vacío con que ha vivido durante años; puede prosperar y beber a fondo de esa agua viva. Y cuando esté lleno del Señor Jesucristo, no podrá evitar convertirse en el yo que está llamado a ser.

 

34 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • January 30, 2014 11:05 AM

    by

    Siempre es edificante conocer las reacciones o cambios que la vida presenta, pero más aún leerlas para salir avante de esto.
  • January 29, 2014 04:21 AM

    by

    Si es cierto lo que aqui en este tema usted lo menciona, en paz conmigo, el verdadero yo , junto a Jesus . Meditando su palabra, orando en todo tiempo y teniendo fe en Dios , es la manera que deseo vivir, me ha traido mucha paz en tribulaciones, y he visto que Dios esta siempre con nosotros.
    Amen y gracias por la guia del pastor Stanley, es muy valiosa en mi vida.y se los recomiendo a todos, perseverar en la palabra. Josue 1:8
  • January 28, 2014 11:36 PM

    by

    Gracias el señor les siga bendiciendo
  • January 28, 2014 04:13 PM

    by

    Excelente articulo no solo para cristianos sino para todo aquel necesitado de motivacion en su vida
  • January 28, 2014 08:37 AM

    by

    La vida siempre hay alguien a quien no conocemos pero que se preocupa por mi gracias por este texto que acabo de leer muchas gracias

  • January 27, 2014 05:41 PM

    by

    EXTRAORDINARIO,DIOS LES BENDIGA NO SABEN CUANTO ME HA AYUDADO ESTE TEMA EN MI VIDA!
  • January 27, 2014 11:57 AM

    by

    Gracias por este precioso mensaje, siento que fue preparado para mi porque hablóaa lo profundo de mi corazón. Dios le siga bendiciendo.
  • January 27, 2014 11:20 AM

    by

    Muchas gracias muy edificante bz
  • January 27, 2014 11:09 AM

    by

    Amen, gracias esto me hacia falta saber, para ser Liberia, Bendiciones
  • January 27, 2014 09:17 AM

    by

    Gracias pastor por su enseñanza dios le siga bendiciendo
  • January 27, 2014 06:22 AM

    by

    Gracias Pastor porque sus mensajes me edifican y fortalecen en el día a día. Dios lo continúe bendiciendo en su día a día.
  • January 27, 2014 02:22 AM

    by

    hermosa ministracion que me anima nuevamente
  • January 26, 2014 09:47 PM

    by

    Gracias por esta palabra maravillosa. Confirma la palabra de Dios recibida hoy en la clase dominical. Dios le bendiga abundantemente.
  • January 26, 2014 04:21 PM

    by

    SI MI SEÑOR TENGO SED DE TI, VOY HASTA TU PRESENCIA Y DE TI BEBO, CREO QUE ERES DIOS, MI CREADOR, Y DE MI CORRERÁN RÍOS DE AGUA VIVA COMO LO DICE TU PALABRA. GRACIAS MI SEÑOR.
  • January 26, 2014 04:03 PM

    by

    gracias por recordarlo, que Dios les continué bendiciendo por todos los consejos y reflexiones que me envían a diario.
  • January 26, 2014 03:44 PM

    by

    Amen, Necesito Beber de esa agua viva, para sentirme plenamente yo. Ayudame Señor a Interpretar correctamente tu palabra.
  • January 26, 2014 02:53 PM

    by

    Excelente lectura, de mucha bendición para mi persona.
  • January 26, 2014 12:53 PM

    by

    Gracias por este nensage y recordatorio que hoy podemos levantarnos de nuevo por la gracia del ESPIRITU SANTO. AMEN.
  • January 26, 2014 12:46 PM

    by

    Muy buena enseñanza!!!! Muy buena para ser uno mismo y no imitar a nadie si no es a Cristo.
  • January 26, 2014 12:43 PM

    by

    Mucho que aprender cada día, gracias a mi PADRE CELESTIAL por enviarnos el ESPÍRITU SANTO en el nombre de JESÚS para qué esté con nosotros enseñándonos y guiándonos con la palabra que necesitamos para crecer. AMÉN
  • January 26, 2014 12:41 PM

    by

    Muy buena para meditar!!!! Y muy buen mensaje para empezar apegado a Cristo este año.
  • January 26, 2014 11:40 AM

    by

    Esto me hablo mucho Dios bendiga al ministerio y los que lo forman...
  • January 26, 2014 11:39 AM

    by

    Preciosas palabras, edificantes, Gracias. LUIS
  • January 26, 2014 11:08 AM

    by

    Lo necesitaba Dios los bendiga!
  • January 26, 2014 10:44 AM

    by

    Altamente reconfortable ! A veces debemos mirar nuestras vidas desde una perspectiva diferente!! Gracias por este espacio que me ha ayuda siempre.

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment