Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

 

Enviar

Los requisitos del servicio

Leer | LUCAS 19.1-9

11 de junio de 2012

Cuando el Señor Jesús dejó el cielo, no vino a la tierra para ser una superestrella; vino a servir. Como sus discípulos, estamos en este mundo para seguir su ejemplo de servicio a los que sufren. La historia de Zaqueo nos muestra algunas cualidades espirituales que necesitamos desarrollar para servir como lo hizo el Señor.

Percepción: Aunque estaba rodeado por una multitud, Jesús se fijó en un hombre encaramado en un árbol. Zaqueo era odiado y rechazado porque era recaudador de impuestos. Aunque era rico, algo faltaba en su vida, y Cristo reconoció su necesidad. Hay personas que nos rodean “encaramadas en árboles” --vacías, con necesidades y desesperadas. Pero muchas veces estamos tan preocupados por nuestras actividades, que no las notamos.

Disponibilidad: Jesús se dirigía a Jerusalén para llevar a cabo el acto más importante en la historia de la humanidad: la redención. Sin embargo, se detuvo a comer con un hombre necesitado espiritualmente. ¿Qué podría ser tan importante que le impida a usted dar a otros lo que más necesitan --su tiempo?

Aceptación: Aunque Zaqueo era un notorio pecador, Jesús no le dijo: “Corrige tu conducta, y después vendré a tu casa”. Estamos llamados, no a corregir a la gente, sino a compartir el evangelio transformador de Cristo.

¿Qué tal le está yendo en su servicio a las personas? Tal vez sea el momento de que abra sus ojos espirituales para ver a las personas necesitadas que le rodean. Dios pone oportunidades a nuestro alrededor, pero si no estamos atentos las desaprovecharemos.

 

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment