Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

 

Enviar
Share |

La vida de oración


Preste atención, y sorpréndase

La oración viva del momento

Si usted hubiera estado entre los 1.097 pasajeros de la estación del metro L’Enfant Plaza en Washington, D.C. el 12 de enero de 2007, habría sido testigo de algo extraordinario. En medio de las casetas de limpiabotas, periódicos y billetes de lotería, uno de los más grandes intérpretes de música clásica del mundo, cuyas actuaciones normalmente cuestan $1.000 el minuto, estaba tocando de gratis las piezas de violín más difíciles y exquisitas de Bach, en un viejo Stradivarius de 300 años de antigüedad valorado en 3.5 millones de dólares. Y si usted se hubiera detenido a escuchar, habría sido en realidad un tercio del público total de Joshua Bell. Las otras 1.094 personas pasaron de prisa, sin siquiera mirar al violinista, incapaces de reconocer la belleza que parecía irrelevante a su agenda.

“No se dieron cuenta de lo que se estaban perdiendo”, dice Leighton Ford, al contarme esta historia. “De la misma manera, cuando nosotros vamos de prisa por la vida, nos perdemos de lo que Dios nos está dando en ese mismo momento”.

Hemos estado discutiendo el tema de su libro The Attentive Life [La vida atenta] —cómo la oración puede ser un estilo de vida, momento a momento, en comunión con Dios. Como vicepresidente de la Asociación Evangelística Billy Graham, Ford pasó tres décadas volando alrededor del mundo, predicando a personas en estadios, viendo a miles convertirse en seguidores de Cristo. Pero después de la muerte repentina de su hijo mayor en 1981, tanto su ritmo de actividad como su enfoque cambiaron. Hoy día, a los 81 años de edad, sigue sirviendo en varias organizaciones, pero está dedicado principalmente a orientar a líderes de jóvenes en iglesias, uno a uno, en cuanto a cómo aprender a vivir atentamente.

“Gran parte de nuestra identidad está ligada a lo que hacemos”, afirma Ford. Él ha descubierto que los cristianos se definen con frecuencia a sí mismos por sus trabajos o ministerios. “Nos mantenemos distraídos porque tenemos el temor de que si nos detenemos y miramos hacia nuestro interior, no encontraremos nada allí”, dice. “Tenemos miedo de ser conocidos por lo que realmente somos”. Ese temor pone barreras a nuestra relación con Dios, y la oración puede convertirse en un monólogo que ocultamos detrás. Hay una cita de C.S. Lewis que Ford recuerda con frecuencia: “La oración que precede a todas las oraciones es ésta: Que sea el yo verdadero quien hable. Que seas el verdadero [tú] a quien yo le hable. Para mí, se ha vuelto muy importante que en mi caminar espiritual con Dios afloje el paso, para prestar atención —ya sea a la persona con la que estoy en el momento o, simplemente, a los pájaros a mi alrededor”.

“Orad sin cesar” (1 Ts 5.17). Al igual que el apóstol Pablo, Ford ve a la oración como un estilo de vida. La disciplina que más necesitamos cultivar es la atención a lo que ocurre en el momento. La oración fluye naturalmente de esta quietud interior. Ford confiesa que él no siempre vive a la altura de esta meta, pero ha descubierto que hay una razón por la que Dios nos dice que debemos estar quietos y “dejar de afanarnos” para poder saber realmente que Él es el Señor (Sal 46.10). Esto es cierto, ya sea que tratemos de conectarnos con Dios mientras trabajamos, o durante el tiempo de quietud. “Yo invito primero el poder y la presencia de Dios, o simplemente estoy quieto y dejo volar mis pensamientos”, dice Ford. “Entonces sigo escuchando, hasta que me muestra lo que anhelo, lo que realmente hay en mi corazón. Entonces, al venir a la Biblia, mi corazón y mi mente están más en sintonía para escuchar el corazón y la mente de Dios”.

Por los años de práctica de oración “incesante”, Ford ha aprendido que estar en sintonía con la voz de Dios puede librarnos de actos impulsivos. “Estamos tan atrapados haciendo ‘la obra de Dios’, que nos olvidamos de preguntarle: ‘¿Es esto lo que quieres que haga, Señor?’ ¿Es realmente la obra de Dios? ¿O se trata de nuestro trabajo? Ford me dice que su esposa Jeanie tiene una manera excelente de decirlo: “Más que preguntarnos ‘¿Qué haría Jesús?’, debemos preguntar ‘¿Qué está haciendo Jesús?’” Ford se ríe, y luego aclara: “Mas que una vida con propósito, anhelo ser atraído por los propósitos de Él”.

–Erin Gieschen

La búsqueda más grande

“Orad sin cesar”, dijo el apóstol Pablo (1 Ts 5.17), y eso es justamente lo que el Dr. Frank Laubach se propuso hacer. A pesar de que es conocido por sus esfuerzos de alfabetización en todo el mundo, la búsqueda más grande de Laubach fue el experimento de orar sin cesar. Al intentar comunicarse con Dios al menos por un segundo de cada minuto —y volver a intentarlo cuando fallara— Laubach logró con el tiempo lo que él llamó el hábito de un “juego con los minutos”. Mientras caminaba por las calles, oraba silenciosamente por los peatones. Y cuando estaba trabajando o jugando, le pedía a Dios creatividad e inspiración. Pero más que nada, Laubach disfrutaba de la compañía constante de su Creador. Todo lo demás era un producto secundario.

–Patrick Wood

9 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • March 12, 2014 03:16 PM

    by

    Gracias por recordarnos que la oracion es lo principal para estar serca de Dios. Bendiciones!!!!!
  • March 12, 2014 10:43 AM

    by

    Mis momentos de oracion es un desprendimiento z todo aquello que me zqueja
  • March 11, 2014 09:51 PM

    by

    GRACIAS EXCELENTE MENSAJE! LO HE DISFRUTADO
  • March 11, 2014 04:13 PM

    by

    El afán es el peor enemigo. Be still and know that I am GOD. Sal 46.10
  • March 11, 2014 03:40 PM

    by

    Wow impresionante, gracias por las ideas!
  • March 11, 2014 02:58 PM

    by

    Estoy aprendiendo cada día a comunicarme a través de la oración con mi dios
  • March 08, 2014 11:52 PM

    by

    Orar es el privilegio mas grande que tenemos es sentir el inmenso amor de dios al ser escuchados con su inmenso amor
  • March 05, 2014 10:44 AM

    by

    Gracias ,Estas maravillosas mensaje llene a cada UNOs de nosotros aprendemos a orar y que Dios nos escuche, que Dios le bendiga ricamente y Siempre.
  • March 01, 2014 10:27 AM

    by

    gracias por este mensaje tan hermoso

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment