Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Share |

El misterio de la higuera mala

{ y de su desconcertante pero estupenda parábola }

por Erin Gieschen

Tengo que hacer una confesión.

Hay una historia en los Evangelios de Mateo y de Marcos que siempre me había desagradado. En ella, el Señor Jesús tiene hambre, y luego, porque no hay fruto en una higuera que revisa, la mata.

Cristo fue compasivo cuando otros no lo fueron, sabio más allá de toda sabiduría humana, asombrosamente abnegado, etc. Pero cuando se trató de cierta higuera, pareció actuar... bueno, con cierta falta de equilibrio. Él sabía, por supuesto, lo que estaba haciendo, pero como yo no tenía ni la más mínima idea, evitaba la historia.

Pero después le puse mucha atención. Yo no había consumido grandes trozos de la Biblia por mucho tiempo, pero cuando escuché los libros de Mateo y Marcos en un CD, se me abrieron los ojos a una visión totalmente nueva del verdadero ministerio de Jesús, y a la excelente y maravillosa manera de cómo Él hacía las cosas, incluyendo la maldición de una higuera.

UNA HISTORIA EXTRAÑA

Veamos de nuevo la historia en Mateo 21 y Marcos 11. De camino a Jerusalén para la Pascua, Jesús y sus discípulos se encuentran con una higuera llena de hojas. Jesús busca un fruto en ella, pero no encuentra ninguno, y por eso le dice: “Nunca jamás coma nadie fruto de ti”. ¿Es el árbol un ser moral? ¿Es que el Hijo de Dios perdió los estribos y lanzó violentamente al aire su poder como Creador contra una inofensiva y silenciosa planta? (Pobre árbol, pensaba yo siempre en secreto. ¿Por qué la condenó si todavía “no era tiempo de higos”? ¡Qué injusticia! Debió haberle dado una oportunidad al árbol.

Al principio, los discípulos no parecen tener idea de lo que está pasando. Pensaban, quizás, que Jesús les está enseñando cómo maldecir a los alimentos defectuosos. O, quizás pensaban: ¡Estupendo! ¡Jesús está haciendo una demostración de su poder una vez más! Solo esperen, que muy pronto vamos a estar haciendo descender fuego sobre esos malditos romanos. ¡Sí! Más tarde, regresan por el mismo camino y ven que el árbol que fue maldecido está totalmente seco. ¡Madre mía! ¡Jesús mató al árbol con una sola palabra! Él resucita a los muertos, transforma una sustancia (agua) en otra completamente diferente (vino). ¡Ahora va y mata a los árboles! ¡Qué cosa tan grande!

Todo esto parece totalmente desconcertante, pero si tomamos en cuenta el contexto de esta parábola, podemos tener una excelente idea de lo que Jesús estaba haciendo en realidad. Lo primero que podemos notar es esto: la higuera es a la vez prólogo y epílogo de su portentosa “limpieza” del templo, por medio de la cual expulsa a los que profanaban ese lugar sagrado para su propio beneficio personal. Pero el extraño episodio también sigue a una larga línea de historias sucesivas sobre la diferencia entre la imagen mundana que tenían los discípulos en cuanto a la grandeza, y la verdadera autoridad y misión de Jesús. Al leer (o escuchar) juntos a ambos evangelios, surge un tema magnífico y constante.

EL ANTES Y EL DESPUÉS

En primer lugar, aquí tenemos un pequeño hecho científico/geográfico que los discípulos deben de haber conocido: cuando llegara la temporada de los higos (junio), el árbol estaría lleno de hojas. Pero era tiempo de Pascua, a comienzos de la primavera, y las hojas de las otras higueras solo habían comenzado a salir. Así que, este árbol específico era extraño: mostraba todas las señales de tener fruto, admirablemente temprano, aunque en realidad no tenía ninguno. Podría decirse que era un árbol engañoso, que afirmaba ser excepcional, pero que no tenía nada de valor para mostrar cuando se le pidiera cuenta de su alarde. Jesús lo desenmascaró como un fraude: parecía extraordinario, cuando en realidad no estaba haciendo nada extraordinario en absoluto.

Se trataba, en realidad, de una “parábola”. Su contexto, junto con el tema de sus recientes enseñanzas (que culminaron con su estallido de ira en el templo), apunta hacia una historia que Cristo estaba comunicando para revelar una verdad muy importante.

Antes de este incidente, Él había estado enseñando constantemente a los discípulos en cuanto al servicio humilde y a la grandeza. Ellos habían sido atrapados por sus propias visiones de lo que Jesús iba a hacer: destruir el opresivo gobierno de Roma y luego establecer su reino en la tierra (y ellos gobernando junto a Él). ¿Qué podía ser mejor? ¡Tenía que ser la voluntad de Dios que todo el mundo aceptara a Jesús como Mesías, y que la sociedad fuera transformada! Jesús veía lo que había en sus corazones, y con paciencia los corregía una y otra vez: en su reino, la idea que tenía el mundo acerca de la grandeza iba a ser puesta al revés. El servicio, la humildad, el cuidado de los débiles, y la sinceridad característica de un niño, son lo más valioso. La espiritualidad aparente, el fariseísmo y el orgullo impedirán la entrada a este reino. Y la higuera es una lección más acerca de esta verdad.

También, antes de esta escena, había tenido lugar la entrada triunfal de Jesús —otra ilustración de las ideas equivocadas de la gente. Muchos esperaban que Él revelara su plan en el que haría uso de un poder militar, coronándose a sí mismo como el rey absoluto. Pero el Mesías, en cambio, reveló su poder al desenmascarar a una higuera engañosa, y vindicando después, osadamente, al templo como la “casa de mi Padre”.

Jesús estaba diciendo lo siguiente: Podemos mostrar una fachada impecable, pero Él nos ve. Esta es una mala noticia para quienes niegan su necesidad de ser sanados, pero una buena para los que reconocen su debilidad. Como dijo más tarde el apóstol Pablo, todos los afanosos actos de servicio que hagamos para Dios serán vanos, si no hay amor (1 Co 13). Jesús está diciendo esto: Que Él personalmente revisará nuestras ramas para ver si hay fruto verdadero, y si Él no encuentra ninguno a pesar de las hermosas hojas que hacen alarde de “servicio” en su nombre, nos desenmascarará. Sin embargo, podemos cobrar ánimo sabiendo que sus reprensiones tienen siempre la intención de irradiar luz con el propósito de revelar y llevar al regalo que Jesús ofrece: la redención.

ITINERARIO del CONTEXTO de una HISTORIA

  • ¿Quién será el mayor? Yo, ¿verdad? Los discípulos tienen una inmadura discusión en cuanto a cuál de ellos será “el mayor” en el reino de Jesús (el reino, tal como había sido definido por ellos, por supuesto). Jesús les hace frente tomando a un niño y diciendo que cuando ellos dan su atención a los más humildes, lo están recibiendo a Él (Mr 9.33-37). FRASE CÉLEBRE: “Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todo, y el servidor de todos”.
  • Deja esa persona en paz, y también tu fariseísmo. Juan le dice a Jesús, con aire de suficiencia, que le habían prohibido a alguien expulsar demonios en su nombre, porque “no nos seguía”. Jesús les dice que cambien de actitud hacia los de fuera, y les advierte contra el volverse como la sal insípida (9.38-50). FRASE CÉLEBRE: “El que no es contra nosotros, por nosotros es”.
  • Jesús alaba a los niños, una vez más. Los discípulos tratan piadosamente de proteger a Jesús, exigiendo que los molestosos niños se quiten de encima de su rabino. Indignado, Jesús repite sus mismas palabras: “El que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él (10.11-16) FRASE CÉLEBRE: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis”.
  • El joven rico y religioso. Un joven piadoso que había guardado los Diez Mandamientos desde que era niño quiere saber qué más debía hacer para “heredar la vida eterna”. Jesús ve a su corazón, y le ofrece amorosamente la libertad de lo que lo mantiene esclavizado: su riqueza. Cuando le dice que venda sus posesiones para ayudar a los pobres, y que después siga a Jesús, el hombre se va decepcionado porque sabía que no podía renunciar a lo que le dominaba (10.17-31) FRASE CÉLEBRE: “Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Para los hombres es imposible, mas para Dios, no”.
  • La audaz petición de Jacobo y Juan. Los celosos hermanos le dicen: “Querríamos que nos hagas lo que pidiéremos”: el derecho a sentarse cada uno en tronos a su lado cuando estableciera su reino. Jesús les dice que están totalmente confundidos y no preparados para el sufrimiento que acompaña a su verdadera misión. Los demás discípulos (como si ellos nunca hubieran pensado en el asunto del trono) escuchan esto y se ponen furiosos. Entonces Jesús se repite a sí mismo otra vez (10.35-45). FRASE CÉLEBRE: “El que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”.
  • La multitud aclama a Jesús como el Rey que reclamará el trono de David. Jesús entra en Jerusalén sobre un pollino, mientras que sus seguidores y una multitud de personas tienden palmas y sus mantos delante de Él. (11.1-11) FRASE CÉLEBRE: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene! ¡Hosanna en las alturas”!
  • Jesús hace estragos entre los mercaderes del templo. Jesús irrumpe en el patio de los gentiles, donde codiciosos mercaderes cobran de más de lo debido a los extranjeros, a las mujeres y a los pobres por los animales del sacrificio. Vuelca las mesas, y prohíbe la venta de mercaderías en el templo, anunciando celosamente que el templo es un lugar para adorar a Dios. Atemorizados, los líderes religiosos comienzan a conspirar para matarlo, porque la multitud estaba impresionada por su autoridad. (11.15-19) FRASE CÉLEBRE: “¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones”.
9 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • October 29, 2010 05:03 PM

    by

    ¡Jesús es el Señor!, y el conoce los corazones tal cual conoció esa higuera. Dios bendice a sus hijos que llevan fruto y por sus frutos los conoceréis. Bendigo a Dios y le doy gracias por que su palabra que me mantiene y me da fuerzas en mis pruebas. Amen que Dios te bendiga grandemente, saludos desde Chile. Fanny.
  • October 25, 2010 11:05 AM

    by

    Excelente reflexion,que nos ensena a buscar con la ayuda del Espiritu Santo,el verdadero sentido de la Palabra de Dios.Amen
  • October 23, 2010 05:37 AM

    by

    La palabra de Dios sin duda es alimento para el alma y el corazon, El Senor tine mensajes nuevos para nuestro corazon cada vez que nos alimentamos con su presiosa palabra. gracias mi Rey por dejar a nuestro alcanse el libro mas hermoso del mundo, el manual, la guia para vivir. Te amo, con el alma y el corazon, postrada ante tus pies mi Senor y Salvador, gracias mi Jesus.
  • October 19, 2010 03:40 PM

    by

    Aqui en este pasaje biblico como en todos los que hacen referencia a lo que Jesus dijo y enseno, es la verdad del Reino de Dios por el cual El fue encarnado para restablecerlo despues de la caida de Adan. Se esta hablando de ser sinceros, no religiosos, sino limpios y puros de corazon, que es la manera como podemos ver a Dios, y como El puede manifestarse en cada hijo suyo mediante la pureza y la obediencia. Quien quiere ser el mayor? solo el humilde y el que sirve sin esperar nada a cambio, ese no fue el ejemplo que Jesus nos mostro? Bendiciones para todos aquellos que tienen hambre de conocer a Jesus y dejar que el reine en sus vidas.
  • October 19, 2010 12:09 PM

    by

    me hace refleccionar de mi vida espiritual, y mis hijos, pues debo ensenarles, la palabra, que la retengan en sus mentes, y corazones, para asi estar listos, y presentar el evangelio a toda creatura, 2 Tim 4:1-5. Mt 28:17-19 es un mandato de Dios
    ID, PREDICAR, HACED DISCIPULOS, en el Nombre del Padre, Hijo, Espiritu Santo.
  • October 13, 2010 04:31 PM

    by

    Todo arbol debe de ser podado para q ue de un buen fruto, e igualmente es lo q el Senor poda en nosotros..lo q estorba lo quita de en medio o osea quita la maleza, separa la paja del trigo para poder ver las cosas hermosas que nosotros en cristo seremos capaz de hacer. cosas que aun ni nosotros conociamos, todo por su amor y misericordia.
  • October 09, 2010 11:31 AM

    by

    Es imprecionante todo lo que se puede relacionar con una aparentemente simple parabola, queda claro k cuando Dios sta a nuestro lado encontramos cosas hermosas en las Escrituras realmente agradesco a Dios por esta refleccion yo ni siquiera me habia detenido a meditar en ella gracias Dios mio x siempre tener mana fresco todas las mananas para tus hijos mi alma t alaba y t da gracias gracias SENOR te AMO y t amare x los siglos d los siglos AMEN.
  • October 06, 2010 12:03 PM

    by

    ecxcelente
  • October 02, 2010 07:25 AM

    by

    excellent

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment