Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar

El Dios que suple todas las necesidades

Leer | Efesios 1:3-8
Septiembre 11-12, 2010

El cuidado de nuestro Padre por nosotros no se limita a lo espiritual. También está interesado en los detalles de nuestra vida diaria. Las personas tendemos a dividir la vida en categorías, diferenciando trabajo, hogar, fe, etc. Pero el Señor nos ve como un todo.

La Biblia enseña que el Señor se ocupa de mantener alimentado nuestro cuerpo (Lc 12.29), y de darnos una mente sabia (Stg 1.5) y un corazón reposado (Fil 4.7). Puesto que los creyentes están en unión con Jesucristo por medio de su Espíritu que mora en ellos, cada aspecto de la vida del cristiano tiene una conexión espiritual. No hay un momento del día en que la vida del cristiano esté dividida en los componentes de "sagrado" y "secular". El corazón ansioso que nos desvía la atención de la oración, es de preocupación para Dios, tanto como la mente cansada que cae fácilmente en la tentación.

La Biblia destaca el compromiso que tiene Dios en el bienestar total del creyente: "todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder" (2 P 1.3). El Señor no se limita a cultivar la santidad en nosotros. Las cosas del día a día son también importantes. Nunca debemos preguntarnos si Dios puede o quiere satisfacer nuestras necesidades. El-Shaddai, el Único todosuficiente cuya misericordia nunca cesa (Lm 3.22), nos suple para crecer tanto en fe, como en alimentación, consuelo, conocimiento o paz.

El amoroso Padre celestial ve a sus hijos como personas integrales, en vez de seres físicos que tienen también una vida espiritual. Nos engañamos cuando pensamos que Dios está interesado únicamente en nuestras necesidades espirituales. Él nos da muchas bendiciones, si se las pedimos.

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment