Subscribase Hoy

¡Subscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Share |

El arte de vivir (y amar) bien

El éxito y la vida buena

 

Por Winn Collier

Hace poco estaba instalando unas puertas en mi clóset, cuando mi hijo Seth se ofreció a “ayudar”. Pero déjeme decirle algo que es obvio: para hacer una buena instalación de una puerta no hace falta para nada un niño de ocho años de edad manejando el destornillador. Yo estaba cansado, irritable y desesperado por terminar. Y en esas condiciones, era realmente frustrante ver los intentos desesperados y desatinados de Seth por poner un tornillo. En momentos como estos, tenemos que tomar una decisión. La eficiencia tomará un camino, y el amor, otro.

Las maneras como normalmente solemos juzgar al éxito, la eficiencia y el progreso, tienden a debilitar el amor. La mayoría de las veces creemos que perseguir el éxito requiere que midamos los resultados y enumeremos los logros. Creemos que debemos tener una clara visión de nuestro futuro, y avanzar hacia el éxito. Si mi objetivo es llegar a un destino específico, sería útil saber cuándo me he desviado. A pesar de lo útil que puede ser esta acción, se puede ejercer sin amor.

Sin embargo, sin amor no puede haber éxito verdadero. De manera que, para volver a calibrar esta conexión, debemos redefinir la palabra “éxito”. En nuestra cultura, el concepto de éxito parece estar ligado a los logros que uno puede identificar y medir: hechos notables, grados académicos, fama, dinero. Sin embargo, la Sagrada Escritura hace pocas preguntas sobre la cantidad, pero sí muchas sobre la calidad. En otras palabras, usando el lenguaje bíblico, la pregunta no es tanto: ¿Es exitosa su vida?, sino ¿Es buena su vida?

Esta es precisamente la pregunta del salmista: “¿Quién de ustedes quiere gozar de días felices?”(Sal 34.12, parafraseado). En otras palabras: “¿Quiere usted tener una vida buena?” Podemos encontrar toda clase de indicadores del éxito, y no relacionarlos con nuestra vida. Podemos tener una vida intensa, productiva y activa. Pero, ¿vivimos bien? ¿Podemos decir que nuestra vida es realmente buena? Lo esencial, como el Señor lo ve, no es juntar nuestros recursos o maximizar nuestro potencial, sino más bien vivir una vida coherente con nuestra identidad como pueblo de Dios.

El salmista ofrece varias sugerencias en cuanto a la forma que puede tomar una vida buena, enfatizando que lo que más necesitamos no es una estrategia adecuada ni una visión apropiada, sino un carácter justo (Sal 34.8-15). Alguien que viva y ame bien dirá siempre la verdad y tratará a los demás con integridad; rechazará el mal y buscará el bien, al mismo tiempo que se ocupará del bienestar y el progreso de las personas. Pero, sobre todo, alguien que viva y ame bien encontrará su identidad en el amor de Dios, y será alimentado por ese amor.

Al examinar estas descripciones, descubrimos una imagen recurrente: la buena vida es aquella en que nuestros actos de amor están dirigidos de manera activa a Dios y a los demás. Esto suena familiar, ¿verdad? Así fue como Jesús describió el mandamiento más grande —lo más importante para tener éxito: amar a Dios y al prójimo.

Lamentablemente, gran parte de nuestro mundo se resiste a la vida sencilla del amor. Cada vez que juzgamos las cosas según la velocidad y la eficiencia, hacemos del amor un estorbo. El amor puede ser cualquier otra cosa, pero con toda seguridad no es eficiente. Rara vez viaja en línea recta; tenemos que aceptar que el camino es confuso y zigzagueante, lo que a veces, puede implicar entregarle el destornillador a un niño.

Otra dificultad con respecto a vivir bien —o como prefiero llamarlo, con amar bien— en nuestra cultura, es el hecho de que muchas de las perspectivas que tenemos del éxito nos mantienen en movimiento constante, ya sea físico o emocional. Estamos continuamente centrados en lo que sigue o en lo que vendrá, ejerciendo presión para tener alguna perspectiva del futuro. Cuando se tiene esta postura, es difícil estar realmente disponible para las personas que nos rodean, o actuar generosamente. Para el salmista, y para toda la Sagrada Escritura, la vida buena significa estar activamente presente en la actividad de Dios y también de su creación. Significa recibir misericordia y dar misericordia. Significa observar esas sutiles señales con la que Dios nos está empujando a la acción, empujándonos hacia el amor.

Algo cierto, pero difícil de aceptar, es que vivir y amar bien está en contra de nuestra idea de lo que debe llevarnos al éxito. Obedecer a Dios significará, en muchos casos, recibir menos elogios y más sufrimiento. Amar bien puede significar, incluso, que encontraremos más frustraciones que logros. Jesús fue el ser humano más exitoso de la historia, y murió en una cruz. Por supuesto, la muerte no fue el final de la historia. La vida y el amor tuvieron la última palabra. Siempre es así.

 
11 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • February 20, 2014 12:03 PM

    by

    Que bueno..yo quiero ese tipo de exito
  • February 05, 2014 11:31 PM

    by

    Excelente exhortacion. Nuestra vida de "exito" sin amor nos aleja de los nuestros, de Dios y hasta de nosotros mismos
  • February 04, 2014 09:19 PM

    by

    amen .! Thanks God ' te Amo.. Dios es Real, Bendice a mis hijos.!! Gracias Hermano mantengace en la expectativa pq viene Pronto... Amn.!!
  • February 04, 2014 02:40 PM

    by

    amen este estudio es perfecto y se que en este estudio esta la mano de dios y se que llegara a la vida de muchos que creen que el exito es quedar bien ante el ser humano y no cuentan con la voluntad de dios ayudar a que otros tengan exito con la ayuda de dios y con ese amor que solo dios nos puede poner en nuestro corazon eso es tener exito gracias por este estudio a mi personalmente me ayudado a comprender lo que verdaderamente es el exito y solo lo encontramos con dios sin el nada somos
  • February 04, 2014 02:17 PM

    by

    Gracias por esos articulos de inspiracion, que leemos ayudan al sarma sediente que queremos mas diariamente, muchas bendiciones!!
  • March 16, 2013 04:36 AM

    by

    Gracias PADRE SANTO DIOS TODO PODEROSO por amarnos con amor eterno gracias por enviar a TU HIJO AMADO A SALVARNOS MI REDENTOR gracias por tu amor BENDITO SALVADOR MIO MI SEÑOR TE AMO
  • June 26, 2012 01:42 PM

    by

    Gracias Sr por tu palabra, nunca llega tarde siempre son tus palabras puntuales, gracias por permitirme aprender a ver en los pequeños detalles el fruto de tu amor en nuestro diario vivir, aprendiendo a aquilatar las estrellitas que has puesto a mi cuidado permiteme Sr. amarlos, formarlos, y guiarlos en tus caminos y crescan valientes y firmes en Ti.
    Es mi deseo que Dios continue usandoles grandemente para bendicion de muchos como yo.
  • June 07, 2012 08:38 PM

    by

    Necesitaba leer, exactamente, estas palabras de consuelo
  • June 06, 2012 04:41 PM

    by

    Lindo articulo. En lo que al amor se refiere es cierto. Curiosamente es el menos comentado.
    Que Dios nos despierte en esa àrea, nos haga sentir haya en lo profundo del corazón en verdadero amor.
  • June 05, 2012 10:20 PM

    by

    hoy me di cuenta de la diferencia entre ser feliz y ser exitoso,gracias Jesús padre misericordioso
    Por todo tu amor!!!
  • June 04, 2012 01:32 PM

    by

    Hermoso! Cuantas veces nos sentimos fustrados queriendo alcanzar el exito, pero bien dice la Palabra que sin amor nada somos.

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment