Subscribase Hoy

¡Subscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Share |

El agradecimiento en tiempos difíciles

Cómo aprender a ser agradecidos

por Leanne Benfield Martin

El día que le dijeron a Donna Lott que entregara las llaves de su auto, su vida cambió para siempre. Al haber sido declarada ciega, ya no podía ir al supermercado, ni a la escuela de sus hijos, ni a las casas de sus amigos. A menos que su esposo u otra persona la llevaran. Tenía solamente 35 años.

Mi amiga Donna, una activa madre y esposa, había estado perdiendo gradualmente la vista por la enfermedad llamada retinitis pigmentaria (RP). Incluso mientras luchaba por aceptar lo que significaba su diagnóstico, comenzó a tener dificultades para cocinar y limpiar, arreglarse el cabello y maquillarse, y finalmente, para identificar los rostros de sus hijos. Hoy, la iluminación en muchos ambientes, ya sea de un restaurante, de una tienda, o de la iglesia, es para ella un problema. Equipos especiales de computación la ayudan a leer, escribir, estudiar, y leer y escribir correos electrónicos, pero los ojos se le fatigan rápidamente.

El sorprendente resultado de su experiencia es que, a medida que la visión de Donna se volvía más débil y más distorsionada, su agudeza espiritual se acentuó. Su tiempo con el Señor se volvió más significativo al clamar a Él, y comenzar a percibir su amor con más claridad, sintiendo su propósito al permitir que sufriera de esa manera. Aun en los días que no podía imaginar cuál podía ser el propósito, le daba gracias por lo que estaba sucediendo.

¿Quieres decir ahora?

La Biblia nos manda a dar gracias. “Bendeciré al Señor en todo tiempo”, escribió el salmista (Sal 34.1). Y el apóstol Pablo se hizo eco de ese sentimiento en su primera carta a los Tesalonicenses, cuando dice: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Ts 5.18). Por difícil que esto puede ser de aceptar, “en todo” significa en los momentos buenos y malos, incluso cuando no tengamos ganas de hacerlo. Es fácil dar gracias cuando se tienen un matrimonio sólido, buenos hijos y dinero en el banco. Pero, ¿qué pasa cuando el matrimonio se desploma, los hijos se vuelven rebeldes o escasea el dinero?

Cuando vienen tiempos difíciles, podemos elegir dar la espalda a Dios. Pero el endurecimiento de nuestro corazón hacia Él por la ira o el rechazo afectará nuestra capacidad para enfrentar al sufrimiento de una manera provechosa, lo que hará difícil escuchar su voz y recibir consuelo y fortaleza. La gratitud es la puerta que tenemos que atravesar para ser cada vez más conscientes de la bondad del Padre celestial en medio de nuestras circunstancias difíciles. Tenemos que practicar la disciplina de dar gracias aun más en los momentos difíciles, porque al hacer esto Dios no solo transforma al sufrimiento, sino que también nos transforma a nosotros.

Razones para dar gracias

Al igual que Donna, si estamos abiertos al Señor en los momentos difíciles, nos damos cuenta pronto de cuán dependientes somos de Él, y de que todo lo que tenemos en la vida es un regalo. Pero a la humanidad siempre le ha resultado difícil sujetarse a esta perspectiva. Pensemos en el huerto del Edén: cuando Eva anheló el fruto, estaba anhelando tener independencia, y desde entonces eso es lo que hemos estado haciendo. En vez de aceptar nuestra dependencia de Dios y de estar agradecidos por Él y por su voluntad, insistimos en vivir la vida según nuestros planes. Entonces el sufrimiento capta nuestra atención como lo hace una advertencia de tormenta severa. Nuestras circunstancias parecen decirnos: No solo se van a volver más difíciles, sino que tampoco puedes controlar la situación. Aunque nos resulta difícil ver nuestras pruebas de esta manera, Dios nos permite soportarlas por su misericordia, para que comprendamos, una vez más, que Él es el único nuestro Recurso. Las pruebas, entonces, se convierten en una oportunidad para volver a Él. Aquí vemos cómo lo que parece ser para mal, el Señor puede usarlo para bien. Reconocer su poder para transformar el sufrimiento en algo hermoso, es lo que nos permite dar gracias en medio del dolor.

Un corazón agradecido es posible solo cuando hay humildad. Al dejar nuestro orgullo y contrastar nuestra pequeñez con la grandeza de Dios, entendemos que Dios es más grande de lo que podemos imaginar. Nos maravillamos de que el Altísimo no solo nos haya creado, sino también de que haya abierto un camino por medio de su Hijo para que lo conozcamos. Cuando entendemos verdaderamente lo lejos que tuvo que ir para sacarnos del abismo, nos llenamos de una gratitud que sobrepasa las circunstancias más espantosas.

El dolor y el sufrimiento pueden también ablandarnos el corazón hacia otras personas. Dios nos consuela para que podamos consolar a otros (2 Co 1.3-5). Después que mi matrimonio se derrumbó hace diez años, me encontré con que mi compasión por los demás se había quintuplicado, mientras que mi tendencia a juzgar a los demás disminuyó. Aunque mi situación seguía siendo dolorosa, me sentí agradecida por el cambio que Dios produjo en mí por medio de ella. Podemos dar gracias no solo porque Dios nos consuela, sino también porque puede usarnos para consolar a otros que estén sufriendo.

Es fácil hacerlo

Los tiempos difíciles pueden parecer interminables, pero Pablo los llama “leve tribulación momentánea” (2 Co 4.17). Él pudo escribir estas palabras, a pesar de haber sufrido persecuciones, cárceles, palizas, naufragios, mordeduras de serpientes, y muchas otras cosas más. Con su palabra y su ejemplo, nos insta a centrarnos en lo eterno. Aun las pruebas que duran toda una vida en la tierra transcurren en un instante, en comparación con la eternidad.

El recordar que Cristo sufrió, puede también movernos a encontrar consuelo y a ser agradecidos por la manera en que está transformando nuestras vidas. El fruto de rendirse al Señor le dará una mejor comprensión de su sufrimiento y de su amor por usted. Y en ese punto, podría sorprenderle lo fácil que es estar agradecido.

8 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • November 21, 2013 11:00 PM

    by

    El Señor es con migo misericordioso , X lo regular en mi vida me a contestado todas mis peticiones,! Estoy entregada a la oración y al servicio en la Iglesia, estoy trabajando mucho con la obediencia , Asimismo vivo agradecida c/El Señor. Hace dos años la adversidad toco ala puerta me quito lo mas importante para mi ; Mi esposo ! Se fue, dijo ; ya no te quiero.; Estoy mas k nunca aferrada a mi Cristo. Se k El es mi amigo fiel y me quiere. x fe espero en El.
  • November 21, 2013 04:20 PM

    by

    que hermoso mensaje pero que dificil es entenderlo cuando el dolor indunda nuestro Corazon. pero he aqui señor que aun siendo tan necia en este dolor insisto en mantenerme de pie ante ti. quiza muy debil porque no alimento mi alma como tu quieres pero se que lo entiendes mi señor.
  • November 21, 2013 03:14 PM

    by

    Gracia por este mensaje hermoso!!!! Gratitud al SEÑOR en todo tiempo!
  • November 21, 2013 03:00 PM

    by

    Gracias mi Dios y Salvador por hablar tan directo ai corazón !!!
  • November 21, 2013 02:29 PM

    by

    Precioso y excelente mensaje!!
  • April 09, 2012 05:10 PM

    by

    Es un buen articulo. porque hay momentos en que nos encontramos en medio de una tribulation y nos olvidamos de todas las bendiciones que el Señor a derramado en nosotros en el transcurso de nuestras vidas y solo nos encerramos en el momento presente
  • February 18, 2012 05:22 PM

    by

    gracias por compartir esto.
  • November 29, 2011 08:02 PM

    by

    gracias por este lindo y verdadero mensaje..me ha ayudado mucho. Pido a Dios me ayude a retenerlo en mi corazón. Bendiciones !!

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment