Subscribase Hoy

¡Subscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Share |

Debemos perdonarnos

Cómo liberarnos de la autocondenación

por Charles F. Stanley

¿Le resulta difícil perdonar a alguien en particular? ¿Se trata de un enemigo, o de un familiar que le hiere con frecuencia? ¿O se trata de usted mismo? He escuchado a algunos cristianos decir: “No tengo nada en contra de quienes me han agraviado, y sé que la sangre de Cristo ha cubierto todos mis pecados, pero no puedo perdonarme a mí mismo”. A veces, la persona más difícil de perdonar es uno mismo, pero el perdón nunca es pleno hasta que uno logra hacerlo.

Los asuntos que nos causan vergüenza y sentimientos de culpa son diversos. Tal vez una conducta inapropiada, o las palabras hirientes contra un ser querido. Tal vez una mala decisión, como un divorcio o un aborto. O quizás el cargo de conciencia por palabras o acciones humillantes dirigidas a nuestros hijos.

El apóstol Pedro debió, también, de haber lidiado con el sentimiento de autocondenación. En el momento de mayor necesidad del Señor Jesús, Pedro negó conocerle (Mt 26.69-75). Su deslealtad debió de haber sido aun más difícil de soportar por su promesa de que nunca le fallaría (Mt 26.33). La escena de su traición probablemente se repitió mil veces en su mente, haciéndole desear poder borrar sus palabras. Pero no pudo.

Luego está Pablo. Después de que “vio la luz”, lamentó su historia de persecución de la iglesia (Hch 9.1-4; 1 Ti 1.5-16.). ¿Cómo pudo alguien con un historial tan horrendo convertirse en el mayor evangelista y plantador de iglesias de su época?

Ambos descubrieron el secreto para sobreponerse al fracaso y al pecado. Comprendieron y aceptaron el perdón de Dios, eligiendo vivir en la riqueza de su gracia inmerecida. Pero no se detuvieron allí; también se perdonaron a sí mismos. Pusieron la culpa de sus pecados en la cruz, y se negaron a seguir llevándola. Es por eso que el Señor pudo usarlos tan efectivamente.

Aquellos de nosotros que fuimos redimidos por fe en Cristo, hemos sido totalmente perdonados y declarados “inocentes”. Sin embargo, muchos creyentes tienen dificultades para deshacerse de sus remordimientos. La verdad es que un espíritu no perdonador dirigido hacia uno mismo, es tan perjudicial y destructivo como el rencor contra alguien más. ¿Cómo puede uno seguir manteniendo bajo la esclavitud a alguien que Dios ha perdonado? ¿Cómo es que no puedo perdonarme a mí mismo?

¿Qué caracteriza a quienes no se perdonan a sí mismos?

>>EL AUTOCASTIGO. Una señal de un espíritu no perdonador, es el deseo de castigar quien cometió la falta. Eso es exactamente lo que nos hacemos a nosotros mismos cuando nos aferramos a la autocondenación. Cada mañana la culpa nos espera, y obedientemente la cargamos como una mochila durante todo el día. Con cada repetición mental de nuestras faltas pasadas, experimentamos de nuevo las dolorosas y humillantes emociones que acompañaban a nuestro pecado del pasado. Algunas personas incluso se abstienen de las cosas buenas que Dios quiere que disfruten, porque piensan que esa autonegación, de alguna manera, pagará sus transgresiones. ¡Qué absurdo es castigarnos a nosotros mismos cuando Cristo ya ha pagado la totalidad de la pena! El sufrimiento autoimpuesto no añade nada a su completa expiación a favor nuestro (Ef 2.8, 9).

>>LA EVASIÓN. Los seres humanos somos maestros en el arte de intentar escapar de la culpa, para no tener que enfrentarla. Hay quienes tratan de atenuar el remordimiento por medio del alcohol, las drogas, la comida, las compras, el entretenimiento o las aventuras sexuales. Otros llenan sus vidas de actividad constante, con agendas sobrecargadas y trabajo excesivo. Pero no podemos deshacernos de nuestra culpa ni ignorarla. En algún momento tenemos que hacerle frente, o el remordimiento seguirá consumiéndonos, dañando nuestras almas (Sal 32.3, 4).

>>EL DESMERECIMIENTO. Otra señal es el profundo sentimiento de desmerecimiento que afecta todos los aspectos de la vida. Si Satanás puede hacerle sentir que es indigno por sus faltas del pasado, le tendrá exactamente como él quiere que esté: paralizado espiritualmente. Su vida de oración será débil o inexistente, su relación íntima con el Señor se apagará, y su servicio se verá estorbado y será infructuoso. En realidad, ninguno de nosotros es digno. Es por eso que todos necesitamos la gracia divina, el favor inmerecido de Dios a nosotros. Aferrarse a sentimientos de desmerecimiento y rechazar la gracia de Dios, es perjudicial para nuestra vida espiritual (Hch 10.15).

>>LA INCERTIDUMBRE. Recordar constantemente los errores del pasado mantiene al cristiano en incertidumbre. A pesar de tener la seguridad de su salvación, nunca están totalmente seguros de cómo lo ve Dios, y nunca experimenta la paz que sobrepasa todo entendimiento (Fil 4.6, 7). A veces, incluso, puede preguntarse: ¿Qué saldrá mal ahora? Después de todo, no soy digno de ninguna bendición. Estoy seguro de que me vendrá alguna prueba, porque me la merezco. Esta manera de pensar socava la confianza en el Señor y, en realidad, crea una barrera entre Dios y nosotros. Cuando mantenemos vivo el sentimiento de culpa por nuestro pecado, perdemos el contentamiento, la confianza y el gozo que da el perdón. El Señor no lleva un registro de nuestras transgresiones, y tampoco debemos hacerlo nosotros (Sal 103.12).

>>UNA MANERA DE PENSAR DISTORSIONADA. En vez de razonar partiendo de la verdad de la Biblia, quienes están llenos de remordimiento confían en su propia lógica y en sus emociones. Los pecados del pasado se convierten en el centro de atención, y lo que Dios dice no es tenido en cuenta. Su Palabra dice que todos mis pecados han sido perdonados, pero si me aferro a ellos estoy negando su promesa y manteniendo mis propias ideas. Para decirlo sin rodeos, el problema es el egocentrismo. Si todo lo que veo es mi pecado, mis sentimientos, mi indignidad, mi culpa y mi remordimiento, estoy absorbido en mí mismo (He 12.1-3).

>>LA CARENCIA DE PODER. Cristo quiere mostrar su vida en sus seguidores, pero cualquiera que tenga un espíritu no perdonador apaga la luz de Él. Aunque todos sabemos que está mal guardarle rencor a alguien, a menudo lo toleramos hacia nosotros mismos. Quienes insisten en cargar con sus sentimientos de culpa no están andando en el Espíritu, y el resultado será una vida cristiana carente de poder.

¿Por qué no queremos perdonarnos a nosotros mismos?

Para vencer la autocondenación, debemos aprender a comprender por qué tenemos este problema. ¿Qué nos ha motivado a castigarnos a nosotros mismos, aferrándonos al sentimiento de culpa?

>>LA INCREDULIDAD. La causa principal es la incredulidad —priorizar los sentimientos y al razonamiento humano por encima de la verdad de la Palabra de Dios. La Biblia dice que Jesús llevó el castigo por nuestros pecados (Ro 3.23-26). Pero quienes se aferran a la culpa están diciendo, básicamente: “No, mi pecado necesita más castigo. Tengo que sufrir por él hasta que sienta que puedo perdonarme a mí mismo”. ¿No le alegra que Dios no haya dispuesto que fuera así? Cuando Cristo murió en la cruz, dijo: “Consumado es” (Jn 19.30). No hace falta ningún otro pago. La manera como nos sintamos no tiene nada que ver con la realidad de lo que Él ha hecho por nosotros.

>>EL LEGALISMO. Tal vez el no poder vivir a la altura de nuestras propias expectativas, es lo que nos hace condenarnos. Sin embargo, cuando estamos tan decepcionados que no podemos perdonarnos, hemos establecido una norma basada en el desempeño. Esto es lo que se llama legalismo. El Señor tiene solo un requisito para recibir su perdón: la fe en Cristo. Decir: “Lo que hice fue tan malo, que no puedo perdonarme”, es vivir bajo la ley, no bajo la gracia. El perdón de Dios no se da en base a un sistema de categorización de los pecados, y el nuestro no debe ser diferente.

>>LA ACEPTACIÓN. Lamentablemente, después de vivir por mucho tiempo bajo la autocondenación, los creyentes pueden empezar a ver eso como un estilo de vida normal. Pero no lo es. Cristo nos prometió libertad de la culpa, juntamente con la vida abundante que acompaña a una conciencia purificada. No aceptar esto significa permanecer en una prisión creada por nosotros mismos. Las instituciones penitenciarias tienen una palabra para los reclusos que se han aclimatado tanto a la vida en la prisión, que tiene miedo de vivir fuera de ella: institucionalizados. Eso es exactamente lo que sucede con los creyentes que no quieren desprenderse de sus sentimientos de culpa. Se encogen en sus celdas, a pesar de que Cristo les ha abierto la puerta e invitado a salir a la libertad que Él compró para ellos.

 

¿Cómo puedo perdonarme?

La autocondenación no es la manera en que Dios quiere que vivamos. Pero, ¿cómo se puede cambiar esta práctica?

  1. Reconociéndola.El primer paso es reconocer que uno no se ha perdonado a sí mismo. Hay que encarar el hecho, y comenzar a lidiar con el problema.
  2. Arrepintiéndose. Confesarle al Señor que los sentimientos de autocondenación son pecado. Luego aceptar su perdón, y darle gracias.
  3. Creyéndole a Dios. Reafirmar la confianza en la verdad de la Biblia. Dios dice que Él ha alejado nuestras rebeliones, como está lejos el oriente del occidente.
  4. Escogiendo el perdón. Con base en la Biblia, y por un acto de voluntad, en fe, hay que decidir perdonarse a uno mismo.

Cada uno de estos pasos están basados en la verdad, no en las emociones. Dejemos de repetir la vieja grabación de nuestros pecados, y comencemos a repetir las verdades de la Palabra de Dios. La libertad de la culpa y el arrepentimiento dependen simplemente de una decisión. El Señor Jesús vino para liberar a los cautivos (Lc 4.18). El cristiano que se aferre al perdón de Cristo y renuncie a los sentimientos de culpa, saldrá de la prisión de autocondenación al gozo de la vida abundante.

PREGUNTAS DE ESTUDIO

  1. ¿Qué nos dice Romanos 8.1-4 acerca de la posición del creyente delante Dios?
  2. Considere las preguntas de Pablo en Romanos 8.31-39. Si su actitud hacia sí mismo no coincide con la perspectiva de Dios, ¿qué puede hacer para alinearla con su Palabra?
  3. ¿Qué conclusiones saca Pablo sobre la posibilidad de ser separados del amor de Cristo (vv. 35-39)?
16 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • February 10, 2013 03:41 PM

    by

    ahora reconozco que estoy en problemas, no me se perdonar, con ayuda de DIOS busque informacion porque quiero salir de esto. Gracias a DIOS por JESUS mi salvador por que se que me va a ayudar a salir y al Ps. stanley sus mensajes biblicos han sido de gran bendicion a mi vida.
  • May 09, 2012 02:12 PM

    by

    Darle las gracias a Dios que por medio de usted y su enseñansa entendi lo importante que es perdonarnos a nosotros mismo
  • November 23, 2011 07:14 AM

    by

    gracias hno. CHARLES STANLEY:a medida que lo voy escuchando me doy cuenta que realmente EL SEÑOR lo escogio como antorcha encendida par alumbrar en lugares oscuros de muchas vidas -lo que mas me gusta de sus temas biblicos :es que ,en la explicacion,usted ,realiza todo un esfuerzo para que el lector ,o el oyente de sus programas ,tenga un claro panorama de las realidades escritas en la biblia ,quiero nada mas que FELICITARLO por su LABOR soy de Argentina y es un gusto escucharlo siempre-he aprendido mucho con sus predicas y enseñanzas-le deseo apocalipsis cap.3 verso 10-siga adelante no me afloje-malaquias cap.3 verso 16.AMEN
  • September 30, 2011 05:08 AM

    by

    Por favor Dr. Stanley, escriba un tema que hable de cuando damos todo en nuestra Iglesia local por muchos años y la Iglesia nos falla y nos lastima grandemente, cómo podemos seguir adelante? Gracias y que Dios lo Bendiga!!!!
  • September 27, 2011 03:44 PM

    by

    DIOS le bendiga Le honramos por ser un siervo fiel que da alimento a tiempo al pueblo de DIOS , siempre es de bendicion para mi vida el leer sus , devocionarios .Bendiciones



  • September 25, 2011 12:47 AM

    by

    DIOS lo bendiga que palabras mas sabias ;DIOS me ablo atrabes de usted.
  • September 23, 2011 09:02 PM

    by

    dr charles ,yo aveses leo y escucho sus reflecxiones me gustan mucho ,me asen refleccionar en la vida usted tiene algo muy especial para decir los comentarios ,yo lo admiro ,desde aurora il. un abraso muy sincero y que siempre siga adelante con tan bello compromiso , fam. avila
  • September 23, 2011 05:15 PM

    by

    Después del Señor Jesucristo, ud ha sido mi gran inspiración...mi deseo es que el SEÑOR multiplique sus días para que pueda seguir ministrando la palabra a todos aquellos que queremos alcanzar la estatura de Cristo, le expreso todo mi cariño y agradecimiento...Bendiciones para su vida, su casa, su familia y todo su ministerio... su hermana tina.
  • September 23, 2011 08:27 AM

    by

    Gracias Dr. Stanley por enseñanzas que Dios le Bendiga y le tenga muchos años más junto a nosotros
  • September 10, 2011 11:37 AM

    by

    Siempre he sabido que cuando uno perdona y se perdona asi mismo aceptando al Senor Jesucristo en su corazon, el peso que cargamos se nos va, gracias Dr. Stanley por ensenarnos el camino de la verdad con Cristo y pidole a Dios que le de mas tiempo para que siga transmitiendo los mensajes de Dios por medio de uds.Que Dios lo bendiga y a ministerio en contacto
  • September 09, 2011 11:15 PM

    by

    Dios el año pasado me hizo pasar un gran valle de dolor y de quebarnto,pero uso al hermano Stanley para ministrarme su Palabra,los mensajes del Dr. Stanley me enseñaron a perdonar,a depender de Dios,a salir de las minas terrestres y a orar mas porque las batallas se ganan de rodillas,alabo a Dios pore este siervo de Dios,oro para que el Señor lo mantenga mucho tiempo mas entre nosotros.Dios lo bendiga pastor Stanley.Saludos desde Pacasmayo en Peru
  • September 06, 2011 08:15 PM

    by

    Porque tenemos que vivir siempre culpandonos el uno al otro,en vez de leer,estudiar ,meditar y aceptar estas reflexiones del dr. Charlies Stanley,y sus maravillosos consejos, DIOS bendiga esta y todas sus entrega hacia un mundo mejor.
  • September 06, 2011 11:12 AM

    by

    muy bonito, gracias, señor Stanley. es dificil medir esa proporción entre saber cuando debemos reconocer en su presencia que somos indignos, inmerecedores, y cuándo declarar que somos bendecidos por su gracia.
  • September 03, 2011 11:39 AM

    by

    precioso!!! gracias justo a tiempo!!!
  • September 03, 2011 07:51 AM

    by

    Doy gracias a Dios por el Dr. Charles Stanley un varon lleno de Dios y Amor .Que el Señor le bendiga por siempre por su aportacion al ministerio de Dios
  • September 02, 2011 10:29 PM

    by

    Es este pasaje de la palabra de Dios que mas me gusta y me confirma su gran Amor hacia mi y a todos los que creemos en EL y su palabra.Romanos 8 38 39.Y en cuanto al tema debemos perdonarnos es muy importamte en nuestras vidas, como creyentes prinsipalmente.Necesitamos reconocer que nosotros mismos necestimos perdonarnos.Esa es la manera que le permitiremos a Nuestro salvador Jesus que comienze esa obra por la cual nos creo ynos esta permitiendo estar aqui en la tierra.Le doy a Dios por usar al los del programa Encontacto espesialmente al Dr STANLEY.Mis oraciones son y seran que Mi DIOSTODOPODEROSO les Bendiga Siempre,y que siga usandolos para que sigan Exortandonos Ensenandonos a ganar Almas Para CRISTO JESUS SENOR NUESTRO.QUE DIOS les Bendiga a todos y muy espesialmente sus familiares ysu ciudad.Les pido oren por mi ciudad NEWYORK Soy una servidora de las ensenansas de mi Pastor JESUCRISTO,Pero tambien soy una,almiradora de la exortacion del DR STANLEY.Que DIOS Bendiga TODOS aquellos que hacen posible por sus colaboraciones que este programa se siga ESPANDIENDO.Que DIOS LOS BENDIGA GRANDEMENTE.

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment