Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Share |

¿Qué es adoración?


Uno de los temas más debatidos en la iglesia de hoy es la adoración. Lamentablemente, a veces se habla de batallas de adoración para referirse al conflicto entre los diversos estilos de música y de predicaciones. Tal vez sea el momento de abrir nuestras mentes, desechar nuestras preferencias, y aprender lo que dice el Señor. La palabra adorar significa en la Biblia inclinarse con humilde respecto ante un ser superior.

El objetivo es conocer y exaltar al Señor de tal manera que nos marchemos transformados. Al igual que Abraham, nos humillamos y honramos a Dios creyendo en Él, obedeciendo sus mandamientos, y no negando nada a Él (Gn 22.1-18; He 11.17-19).

El Antiguo Testamento dio normas muy específicas para la adoración, pero Cristo cambió la forma de acercamos a Dios al venir al mundo (He 9.1-15; 10.19-23).

Ahora Cristo nos dice que la única manera de adorar al Señor es en espíritu y en verdad (Jn 4.23, 24). Debido a que el Espíritu Santo está ahora dentro de cada creyente, nuestro lugar de encuentro con Dios no es un templo exterior, sino el espíritu interior del hombre (Fil 3.3), y el sacrificio que ofrecemos somos nosotros mismos (Ro 12.1-2).

Ya que el Nuevo Testamento da solo directrices generales a las iglesias (Hch 2.42), cada cultura y cada época tiene la libertad de determinar los elementos específicos de sus reuniones. Sin embargo, el espíritu de nuestras reuniones debe ser el mismo de Colosenses 3.12-16.

Aunque no hay prácticas y métodos detallados para la iglesia, el Salmo 96 escribe la manera de alabar y exaltar al Señor en todos los tiempos.

Pero, a veces, no glorificamos a Dios cuando nos reunimos con Él. Jesús advirtió que honrar al Señor con nuestros labios, pero con el corazón alejado de Él, es vano (Mr 7.6-13). Si nuestras actitudes son causantes de división, polémicas, o son egoístas, no hemos adorado al Señor (1 Co 11.17-22).  

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿En qué se concentra usted mientras está en la iglesia: en sí mismo, en sus preferencias, o en el Señor? ¿Qué le impide concentrarse en Dios? ¿Qué necesita entregarle?
  2. La adoración privada y personal moldea nuestra mente, emociones y voluntad, y nos prepara para honrar verdaderamente a Dios por medio de la expresión colectiva. ¿Cómo pudiera usted exaltar al Señor cada día con sus pensamientos, actitudes, palabras y acciones?
 

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment