Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

 

Enviar
Share |

Una vida para triunfar

Cuando hay que escribir una historia de éxito diferente

 

Por Jessica Haberkern

Nunca pensé que haría esto, o que estaría aquí. Me encuentro de pie en una playa del noreste de los Estados Unidos, viendo la puesta de sol sobre unas blancas dunas y una hierba de color amarillo pálido. A medida que el sol se retira en el horizonte, alabo al Señor Jesús por la agitada marea, pues soy de una ciudad situada a mil millas de distancia, y nos mudamos recientemente a este lugar.

Hace pocos meses, mi esposo y yo dejamos nuestros empleos y familiares para estudiar en un seminario de Boston. Cuando él me dijo que le gustaría dejar su carrera en una importante estación de televisión para convertirse en estudiante a tiempo completo, no fue lo primero que salió de mis labios. Cuando me pidió que renunciara a dirigir el programa sin fines de lucro que yo había fundado a principios de ese año, no me sentí nada emocionada. Teníamos un plan de ahorros de jubilación, una casa preciosa, y lo necesario para alcanzar el sueño americano. Éramos, a los ojos de nuestros compañeros, personas exitosas. Renunciar a la vida que teníamos para estudiar la Biblia, fue una idea que dejé sobre la mesa mientras me preguntaba: ¿Podría ser realmente buena?

A todo el mundo le encanta una buena historia, pero pocos de nosotros consideramos que Dios nos llama a vivir una de esas historias. Piense en esto: un buen libro o una buena película tienen una trama intrigante, con angustias, y escenas fuertes y emocionantes. Los héroes y las heroínas de nuestras películas favoritas van en busca de conflictos, y al final resultan vencedores. La chica conquista al galán; y el galán consigue alcanzar su meta y conquistar a la chica. Sin embargo, muchos cristianos se conforman con una vida cómoda, que no representa un reto. Si no damos cabida a la emociones fuertes, usted y yo corremos el riesgo de vivir una mala historia. No triunfaremos.

Los evangelios nos revelan que Jesús era famoso por aceptar gustosamente el conflicto. El rabí Jesús sabía cómo enojar a quienes lo veían enseñar, con comentarios tales como comer mi carne y beber mi sangre (Jn 6.56). Pero su polémica historia no terminó con su cuerpo azotado y colgado en una cruz. Al igual que cualquier buen trozo literario, la historia de Jesús narra una batalla donde abundan las victorias. Venció obstáculos como la enfermedad, el pecado y la muerte para glorificar a su Padre en el cielo. En realidad, todo lo que Jesús dijo e hizo giraba en torno al reino de los cielos. Plenamente hombre y plenamente Dios, Jesús vivió en la Tierra conforme a las leyes del cielo.

Jesús llama a sus discípulos a vivir historias parecidas. La meta, en realidad, es ser más como Él. Pero los evangelios nos muestran también que seguir a Jesús exige un gran costo. Lucas 5 relata lo que sucedió cuando Jesús llamó a sus primeros discípulos, Pedro y Andrés. Los hermanos habían estado pescando toda la noche, sin sacar un solo pez; después que Jesús les sugirió que echaran las redes una vez más, los dos hombres se sorprendieron al ver que su barca se hundía por la enorme cantidad de peces acumulados en la cubierta.

Antes de hacer poco caso a este relato, por ser una historia conocida, es importante que nos detengamos por un minuto en lo que no sucedió. Los hombres podrían haberse llevado el pescado al mercado y venderlo, porque eso es lo que se hace cuando se es un pescador. Podrían haber dado las gracias a Jesús por la increíble bendición, y adquirido una barca mejor. Pero no hicieron nada de eso. Lucas nos dice que los hombres, dejando todo, le siguieron. Seguir a Jesús les costó su trabajo, sus familias, y mucho dinero.

Cuando me convertí en cristiana, no pensé en lo que podría costarme seguir a Cristo. No pensé que seguirle significaría dejar mi trabajo, mudarme lejos de mis familiares, ni renunciar a mis sueños cuando éstos se estaban realizando. Cuando el Señor me invitó a seguirlo, me rescató de una falta de identidad y me reclamó como suya. Pero, ¿para qué me rescató? ¿Para darme una casa bonita? ¿Un buen empleo?

Cierto día, hace poco, cuando solicité un empleo en nuestra nueva ciudad, me pidieron que escribiera cuáles eran mis metas profesionales. Frente a las proposiciones contradictorias de perder mi vida por causa del evangelio (Mt 10.39), y la ambición de promoverme a mí misma, me quedé mirando las líneas en blanco de la solicitud durante un tiempo que parecieron horas. Me habría gustado decir que era haber logrado alcanzar una meta profesional muy reconocida cuando cumpliera los 50 años, pero de repente sentí como si mi trabajo no importaba. “Una madre para los huérfanos” sonaba mucho más interesante. O “revelar el mensaje del evangelio, no importa las circunstancias”. ¿O qué tal este: “Amar a Cristo”?

No hay nada malo en tener una carrera. El reino de Dios se beneficia con cristianos que trabajen, y las personas se benefician con el dinero que ganan. Sin embargo, estoy descubriendo que la carrera no es lo que nos define. Tampoco el género, el nivel socio-económico, ni nuestro papel como cónyuge, o como padre o madre.

Aunque seguir a Cristo en un territorio nuevo me plantea más preguntas acerca de mí misma que respuestas, he empezado a dar cabida a una historia diferente acerca del éxito. Dios está interesado en la manera en que pueda utilizarnos; particularmente cuando nos negamos a nosotros mismos para extender el evangelio. Estoy aprendiendo que perder la vida por la causa de Cristo significa encontrarla a los pies de su trono.

Un día, toda persona estará ante el glorioso y resplandeciente trono de Dios, y se le pedirá que dé cuenta de su vida. A veces, me gusta imaginar que estoy allí, y a Jesús en el lugar de honor a la diestra de Dios. En mi visión, Dios no me pide que le cuente simplemente cualquier historia. Él quiere escuchar la historia de cómo triunfé.

La frase “al que venciere”, está escrita siete veces en el libro de Apocalipsis, específicamente en las cartas dictadas a las siete iglesias de Asia Menor. Cada carta termina con una promesa de galardón a los que venzan. Y aunque las cartas contienen más de diez promesas de riquezas en el cielo, encuentro que una es particularmente impactante por el lugar donde se ubica a los creyentes en relación con el trono. “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono” (3.21). Seguir a Jesús no es simplemente un llamado a venir a Él y morir; es una invitación a vivir abrazados a nuestro Padre celestial, como niños sentados en su regazo.

No puedo decir con certeza que cuando Jesús le dice al joven rico: “Vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo” (Lc 18.22), significa literalmente vaciar su cuenta bancaria, vender sus equipos electrónicos, y darle su computadora al indigente de la esquina. Sin embargo, para triunfar realmente en la vida, tenemos que dar cabida a la posibilidad de que el Señor Jesús podría pedirnos lo mismo a nosotros. Es posible que un día le invite a dejar las cosas y las personas que usted más ama. Tal vez le estará invitando simplemente a vivir una gran historia.

 
11 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • December 27, 2013 10:01 AM

    by

    Seguir a Jesus es el camino al reyno celestial, SIGAMOSLE. María Elena
  • December 26, 2013 10:13 PM

    by

    Gracias por compartir tu historia, me motiva a hacer la mía, y ser un vencedor al lado de Cristo, gracias Jessica Bendiciones
  • December 26, 2013 09:13 PM

    by

    Excelente
  • June 26, 2012 08:13 PM

    by

    Realmente yo solo espero la voluntad de Mi Padre Celestial y si el desea algo de MI no lo dudare en hacerlo prque desde que lo conoci el es quien ocupa el primer lugar en MI VIDA att. Farita Vivanco
  • June 23, 2012 12:46 AM

    by

    Siguiendoa Jesus no encontraremos otra cosa que salvacion, luz vida y la armonia que necesita nuestra vida.
    soy de Ecuador
  • June 22, 2012 10:13 AM

    by

    ENTIENDO AHORA CUANTO DIOS ME ESTA PIDIENDO PARA HACER UNA HISTORIA DIFERENTE EN MI VIDA LA DE MI FAMILIA Y ENSEÑARLE ESPECIALMENTE A MIS HIJOS Y SIGA POR GENERACIONES....GRACIAS DIOS POR PONER ESTO EN MI CAMINO
  • June 22, 2012 01:17 AM

    by

    wooooooooooooooo tremendo gracias por compartir
  • June 08, 2012 10:46 AM

    by

    Una historia impactante q me reto a vivir una historia diferente....
  • June 02, 2012 04:10 PM

    by

    Gracias, por el mensaje muy bueno y creo que es lo mejor que podria pasarnos seguir a Cristo
  • June 02, 2012 11:19 AM

    by

    Dios te bendiga Jessica u algún día espero contar parecido a tu testimonio .... sabes no es fácil ... tanto quiero dar a el pero aveces siento que me alejo .... no te olvides de orar por mi soy stephanie de PERU
  • June 02, 2012 07:27 AM

    by

    Amen!! Beautiful and encourage story!

    Lili Tobo

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment