Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Share |

La perfecta Navidad


Las canciones en la radio, los programas de televisión, el exceso de publicidad en cuanto a la festividad —el mensaje de nuestra cultura es más claro que el agua: La celebración ideal puede, y debe, ser suya. Pero la realidad es a menudo diferente. Para muchas personas, las semanas previas a la celebración al nacimiento de Jesús están llenas de tensión y dificultades, y la presión de tener una fiesta maravillosa persiste no tan sutilmente en el fondo de nuestra mente. Lo que necesitamos es una manera de pensar diferente. Ginger Garrett y Suzanne Lesser nos ofrecen sus reflexiones sobre lo que significa tener realmente una buena Navidad.

Paz, no perfección

Un hombre parcialmente paralizado estaba teniendo problemas para desplazarse por el pasillo de la tienda abarrotada de compradores navideños. Mientras pasaba frente a mí, el bullicioso gentío nos empujó el uno hacia el otro, y entonces lo escuche susurrar tímidamente: “Feliz Navidad”. Su cuerpo estaba enfermo, pero él irradiaba paz.

Eso me hizo recordar que la Navidad es la paz de Dios que viene a habitar en medio de nuestras circunstancias. Después de todo, la primera Navidad no parecía perfecta. Ninguna mujer quiere dar a luz rodeada de animales y cabalgar sobre un asno durante el noveno mes de embarazo. Sin embargo, cada detalle, cada inconveniente y cada humillación, eran parte del misterioso plan de Dios.

Podemos quedar atrapados por el mito de la celebración perfecta cuando ella refleja nuestros propios deseos. Pero la Navidad se trata del regalo de Dios para nosotros: la paz en un mundo caído y el llamado a confiar en su plan.

La Navidad llega, estemos listos o no para recibirla. Las bendiciones de Dios no están cautivas por agendas apretadas. La paz no es una recompensa para aquellos que terminan de hacer todo el 24 de diciembre. Ella simplemente nos llena el corazón cualesquiera que sean nuestras circunstancias. De manera muy parecida, Cristo no necesitó que termináramos de hacer nuestro trabajo antes de que Él pudiera salvarnos. La salvación de Dios siempre nos ha encontrado en las circunstancias y realidades más insólitas —incluso de rodillas junto a un pesebre.

En verdad ese era un lugar insólito, especialmente para una madre primeriza. Pienso que si José lo hubiera planeado mejor, podrían haber llegado a Belén antes. Podrían haber conseguido una habitación. María habría estado más cómoda.

Pero en ese establo, Dios celebró el nacimiento de su Hijo y la culminación de siglos de espera y preparativos. Si alguien tenía derecho a exigir que todo fuera perfecto en ese día, ese era Dios. Quizás el Padre celestial quería privacidad —un ambiente íntimo y tranquilo para el nacimiento de su Hijo. Después de todo, si María hubiera conseguido una habitación en la posada, habría estado rodeada de gente, y no hay nada más perturbador que un extraño que quiere ser servicial. Pero Dios nos dio a Jesús en sus términos y a su manera. Si esa primera mañana de Navidad parecía menos que ideal, era porque se trataba de algo totalmente distinto, era divina.

Puede ser que usted no pase la mañana de Navidad en un establo. Puede ser que consiga una habitación en la posada. Puede ser, incluso, que termine de hacer sus compras, preparar la comida y decorar el árbol. Pero si se le cansa el cuerpo, si su camino se le vuelve difícil y si nada le sale conforme a lo planeado, recuerde que usted puede abrazar la Navidad tal y como se encuentre. Rechace las falsas promesas de perfección. Usted no tiene que esperar por la paz, porque la paz no esperó por usted. Ella está aquí y ahora mismo.

-Ginger Garrett

Navidad pasada, Navidad presente

¿Alguna vez siente que la Navidad no es tan maravillosa como solía ser antes? Ahora que soy una esposa y madre ocupada, pienso con agrado en las Navidades cuando estaba soltera. Hacer compras para mi familia era algo rápido, y cocinar lo hacía casi en un santiamén. Tenía tiempo de sobra para servir a los demás. Pero lo que más echo de menos es el aislamiento que me permitía reflexionar acerca del nacimiento de Cristo y su significado en mi vida.

Hoy día, el mes de diciembre en mi casa es un torbellino. Tanto los padres de mi esposo como los míos están divorciados. Tenemos hermanos que nos visitan de lejos. Eso significa que nos encontramos con varios miembros de la familia e intercambiamos regalos en diferentes ocasiones. En los últimos dos años, he estado tan ocupada haciendo compras, cocinando, limpiando, envolviendo regalos y celebrando, que no he tenido tiempo para disfrutar de lo que solía hacer en esta temporada tan especial.

Estoy tentada a pensar: “La Navidad era mucho mejor en ‘los viejos tiempos’”. Posiblemente usted piensa igual que yo. La naturaleza humana tiende a idealizar el pasado, sobre todo si percibimos que lo de hoy, de alguna manera, es menos deseable. Pero nuestro llamado como creyentes es vivir en el presente. ¿Cómo podemos sacar el máximo provecho de esta Navidad, cuando los recuerdos de los días mejores son tan a menudo un obstáculo?

Sin lugar a dudas, lo más importante que hay que hacer, es cultivar nuestra relación con Dios. Tenemos un control limitado sobre las circunstancias, pero siempre podemos hacer algo en cuanto a nuestra vida de oración. La diferencia en nuestra perspectiva es increíble cuando hemos confiado una situación a Dios y decidido apoyarnos en su fuerza en vez de la nuestra.

Una vez que estemos caminando en comunión íntima con Dios, debemos dar pasos para mejorar nuestras circunstancias. Tal vez, usted necesite hablar con su familia en cuanto al número de regalos. O quizás pasar un día de Navidad reunido con los hermanos de la iglesia. Trate de identificar las dificultades de su celebración de Navidad, y pida a Dios una manera práctica de resolver el asunto.

Es muy probable que, a pesar de sus mejores esfuerzos, haya aspectos que se mantendrán poco ideales. Permita que esos momentos dolorosos, estresantes o atareados le acerquen más a Dios. Recuerde su presencia constante y el amor incondicional que siente por usted. Hable con Él sobre lo que le hiere, y pídale sabiduría para manejar sus luchas. Cuando lo haga, dé gracias a Dios por conocer el verdadero significado de la temporada navideña, y permita que eso cambie su vida.

Una famosa canción llama a la Navidad “la época más maravillosa del año”. Desdichadamente, puede ser también el tiempo más difícil para mucha gente. La buena noticia es que esta fiesta no tiene que hacernos sentir desdichados, incluso si nuestras Navidades no son ahora lo que solían ser antes. Con Jesús en medio de todo lo que hacemos, la Navidad puede ser lo que debe ser: algo mejor, incluso, de lo que era en “los viejos tiempos”.

– Suzanne Lesser

19 comments
Add A Comment\(Log in or create an account\)
  • December 29, 2013 03:00 AM

    by

    Gracias por hacerme comprender el verdadero significado de la Navidad.
    Bendiciones. Excelente.
  • December 27, 2013 06:41 AM

    by

    ruego al senor pueda poner en practica no solo en la navidad venidera sino todo el tiempo su paz en mi y en mi familia gracias por tan hermosas reflecciones
  • December 25, 2013 09:36 PM

    by

    una gran leccion
  • December 22, 2013 01:52 PM

    by

    Bella reflexion, estamos absorbidos por la mercadotecnia que olvidamos que la verdadera navidad es por que nuestro Salvador a venido a este mundo por ti y por mi. GRACIAs a mi Señor por su Bendiciòn. Saludos y grandes Bendiciones!!
  • December 21, 2013 08:07 AM

    by

    Realmento Dios hablando a mi vida. Hay luchas en este momento por las cuales debo orar y colocar en orden. Gracias Dios.
  • January 06, 2013 12:42 AM

    by

    amen eso es asi
  • December 24, 2012 09:18 AM

    by

    Muy hermosa reflexión, todos están atareados en que las presentacion de la mesa, los regalos, etc. sea lo mejor posible, y tras de eso, olvidamos que lo más importante es recordar el nacimiento de Nuestro Precioso y Amado Salvador. Que en este día, demos el primer lugar para alabarle a EL y sea secundario todo lo demás. Bendiciones. Alicia
  • December 20, 2012 02:23 AM

    by

    gracias Dios mio por esta Navidad y las venideras...
  • December 15, 2012 12:11 PM

    by

    Hermosa reflexion... Me ubica a my prsente navidad y a mi vida k lo mas importante es la comunion con Dios. Lo demas es secundario.
  • December 14, 2012 06:22 PM

    by

    Bendiciones, muy acertado el mensaje en estos tiempos de compras , fiestas y demás, pero realmente el gozo de la navidad está en las grandes y pequeñas cosas que Dios nos dá a través de personas, situaciones y de las cuales debemos aprender cada día para lograr esa perfección que El quiere. Feliz Navidad.

  • December 14, 2012 01:56 PM

    by

    SERA UNA NAVIDAD DIFICIL, PUES A PESAR QUE TENGO ENTENDIDO EL SIGNIFICADO Y LA REAL IMPORTANCIA DE LA NAVIDAD, SE ACOSTUMBRA A PASARLA EN FAMILIA, Y EN ESTA OCASIÓN LA FAMILIA ESTA DESUNIDA. PIDO A DIOS POR ESE CAMBIO.
  • December 14, 2012 12:57 AM

    by

    muy buena reflexion
  • December 13, 2012 05:24 PM

    by

    que DIOS lo bendiga por sus lindos mensajes, siempre lo escucho los domingos-----william gonzalez
  • December 12, 2012 07:03 AM

    by

    Amen!
  • December 11, 2012 11:19 PM

    by

    Gracias por sus mensajes maravillosos
  • December 11, 2012 09:21 PM

    by

    hermoso,reflexion, dios le bendiga.me gusta.
  • December 11, 2012 07:33 PM

    by

    muy claro y gracias por r4cordarnos lo que en verdad importa
  • December 11, 2012 11:45 AM

    by

    EXCELENT
  • December 08, 2012 09:49 AM

    by

    Muy bonito mensaje Dios les Bendiga grandemente Milsaé Díaz

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment