Subscribase Hoy

¡Subscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar
Revista > Meditación diaria
Share |

 

Meditación diaria

La enseñanza por medio de las decepciones

Leer | Números 14.17-24

5 de septiembre de 2015

En ocasiones, nos interesamos tanto  en algo o en alguien, que  se nos vuelve difícil escuchar al Señor. En esos momentos, una de las maneras más efectivas, pero más dolorosas que Dios utiliza, es atraer nuestra atención por medio de las decepciones.

Fue así como Dios le habló dramáticamente a la nación de Israel. En Números 14 el Señor dirigió a su pueblo a la Tierra Prometida; sin embargo, por tener ellos temor de los habitantes del lugar, se negaron a entrar. ¿Resultado? El Señor dijo a los israelitas que no verían esa tierra por los próximos 40 años, es decir, hasta que la generación que dudó hubiera muerto (cf. v. 23).

La postergación fue tan desalentadora que decidieron cambiar de idea, pero desgraciadamente era demasiado tarde; Dios ya le había puesto fin al asunto. Al pueblo lo abatió la tristeza por lo que habían perdido. ¿Cree usted que, en ese momento cuando más decepcionados estaban, Dios captó su atención? ¡Por supuesto que sí! ¿No cree usted que la siguiente vez que Dios le dio una orden a Israel, el pueblo puso más atención?

Lamentablemente, el fracaso es muy común en situaciones como esas. En vez de acudir a Dios cuando llegan los problemas, nos apresuramos a culpar a las circunstancias, a otras personas, al destino y al diablo.

Tenemos dudas en que nuestro misericordioso Padre celestial pudiera estar detrás de nuestras decepciones. Pero Dios está totalmente dispuesto a usar los reveses para alinear nuestros pensamientos con los suyos. Piense en los problemas que atraviesa en estos momentos. ¿Pudiera el Señor estar tratando de decirle algo por medio de ellos?

 

Biblia en un año: Ezequiel 29-31