Subscribase Hoy

¡Suscríbase hoy mismo! Por favor, seleccione tantos como desee

Enviar

Cómo perseverar

Leer | SALMO 37.5-7

15 de agosto de 2012

Job fue un hombre que, sin duda, supo qué eran la tribulación y la tentación, pero aun así afirmó con valentía: "Aunque él me matare, en él esperaré" (Job 13.15). Aunque había perdido a sus hijos, su fortuna y su salud, se negó a abandonar su fe en Dios. Ese hombre afligido estuvo resuelto a perseverar porque confiaba en la justicia de Dios.

El firme compromiso de confiar en el Señor en todas las situaciones es el cimiento de una fe inquebrantable. Desde la perspectiva que nos ofrece ese fundamento, podemos enfocar nuestros ojos solo en Dios. Es fácil distraerse por las circunstancias y permitir que ellas controlen nuestras emociones. Pero si ese es el caso, entonces estamos felices cuando la vida es buena; cuando los tiempos son difíciles, nos sentimos frustrados; y cuando las adversidades nos lleguen a montones, nos volveremos desdichados y buscaremos un escape.

A diferencia de Job, somos afortunados por tener la Biblia, la cual revela la naturaleza y las promesas de Dios. Es sabio el creyente que reclama esas promesas cuando está enfrentando dificultades, porque su Palabra nos dice que nuestro Padre celestial es siempre bueno, justo, fiel y confiable. Cuando quitamos nuestros ojos de la vorágine de la actividad cotidiana y nos concentramos en honrar a Dios y seguirle, descubrimos una paz constante que está con nosotros tanto en la abundancia como en la pobreza.

Para perseverar en Dios, comprométase a confiar en Él y seguirlo todos los días de su vida. Reclame sus promesas: El Señor y Salvador que no cambia (He 13.8) está comprometido a cuidar de usted en todas las circunstancias (1 P 5.7), y nunca le desamparará, ni le dejará (He 13.5).

 

Add a comment

Log in or create an account to post a comment

Rate It:

Comment: 2000 characters remaining

Submit Comment